domingo, 28 de diciembre de 2008

Comida cosmética- Vinoterapia



Ya desde hace un tiempo que se viene expandiendo este negocio, también llamado belleza gourmet o dermonutrición.

El concepto de comida cosmética nació en Europa hace 15 años. En Francia, por ejemplo, ya hay 30 productos de este rubro. Pero el récord lo tiene Asia, donde se comercializan 2.500 alimentos de este tipo.

El país que va al tope de ventas es Japón. En Francia, la vedette es un yogur enriquecido con vitamina E, omega 6 y antioxidantes que promete una piel más saludable y bella.

En Europa también se venden chocolates antioxidantes, gaseosas que frenan el envejecimiento de la piel y sopas para lograr un cutis radiante.

En Japón, hay caramelos con colágeno que prometen labios más carnosos y una piel sin arrugas. Y existen otros alimentos que, según sus fabricantes, serían capaces de blanquear la piel.

En Estados Unidos, una empresa vende agua embotellada cuyos efectos -asegura- son tan buenos que evitan las inyecciones de Botox.

En España, una conocida marca lanzó un yogur para alimentar la piel desde adentro. El secreto, dicen sus fabricantes, es un complejo de ingredientes esenciales naturales y productos lácteos fermentados "que aporta los nutrientes esenciales para alimentar las células de la epidermis".
(1)


Y la vinoterapia? No se asusten, no consiste en tomar mucho vino para olvidar las penas. Consiste en un negocio relativamente nuevo y que se asocia también al mundo de la cosmética.



Los primeros en implementar y utilizar los polifenoles de la uva para la cosmética fueron los franceses Mathilde Cathiard y Bertrand Thomas, dueños de la marca de vinoterapia más conocida a nivel mundial: Caudalíe.

Esta marca de productos es realizada completamente a base de uva, pepitas y piel; y es una de las famosas a nivel europeo y sus productos van desde aguas de uva, pasando por desmaquillantes, cremas “antiage”, antimanchas, protectores solares y todo lo que se le pueda ocurrir relacionado con el mundo de la belleza. Los precios de los productos arrancan en los 20 euros.

En Argentina también proliferan las versiones locales de vinoterapia. Desde masajes con hollejo y semillas de uva hasta cremas para el cuerpo. Mendoza fue unas de las pioneras en este tema, pero hoy los tratamientos están disponibles desde Usuahia hasta Jujuy.

En la provincia de Mendoza, Park Hyatt está dentro de la lista de los exclusivos lugares para relajarse de la mano del vino. En el spa Kaua de ese hotel se pueden conseguir shampoo, acondicionador, emulsión corporal y cremas faciales. Además, quienes quieren pueden acceder a dos tratamientos a base de uva: uno que se realiza durante todo el año y otro sólo durante la época de vendimia ya que utilizan uvas en fresco.
(2)

Salud!

Me pregunto... desarrollaré adicción a la crema o al baño en vino?


(1) http://www.clarin.com/diario/2008/12/28/sociedad/s-01829795.htm
(2) http://www.espaciogastronomico.com.ar/CONTENIDOS/Novedades/122.html

lunes, 15 de diciembre de 2008

El amasado del pan

(El pan de los sueños)




-Las horas que siguen a la salida del sol tienen una fuerza especial -decía María, mientras preparaba los elementos para amasar el pan: un recipiente con harina, aceite, levadura, agua tibia.
(...)
-Los alquimistas conocemos las fuerzas naturales ocultas en la vida cotidiana. Las especias, las esencias, los aceites son ingredientes mágicos y de efectos poderosos si sabes combinarlos. Te enseñaré a amasar el pan de los sueños, paso por paso ¡Ya lo verás!
(...)
-Amasar el pan de los sueños es una antigua costumbre de la aldea...(...). En él ponemos todas las virtudes, las fuerzas, las características que queremos tener cuando nazca ese nuevo ser que se está gestando dentro de nosotros.
-¿Cómo quieres ser tú? -me preguntó María de pronto, mirándome profundamente con sus ojos negros -.
-Todavía no me lo digas, sólo piénsalo. Cuando llegue el momento te lo preguntaré. Cada intención tuya, cada sueño tiene su correspondencia en el reino mágico de las especias y en los ingredientes de la cocina alquímica. Ahora te explicaré algo importantísimo -dijo tomando mi mano-. Tienes aquí la herramienta mágica por excelencia. La mano es la acción en el mundo concreto: ella puede bendecir, curar o herir... La palabra "manifestación", viene de "mano" y significa todo lo que puede ser tomado por ella. Tu mano es única y es signo de tu propia maestría y dominio. Debes conocer su potencia y saber dirigirla como una buena alquimista.
La realidad es plástica y puede asumir la forma que le demos -María extendió sus brazos suavemente y comenzó a mover sus manos como si entre ellas apresara una realidad sutil y le estuviera dando forma.
Levantó las dos manos hacia el cielo-. Tomamos la inspiración de aquí arriba, para construir nuestro nuevo ser con la energía más bella -Bajó luego los brazos y agachándose hizo el gesto de tomar energía de la tierra-. Y de aquí abajo tomamos fuerza -Se irguió nuevamente y con las manos a la altura del corazón, comenzó a moldear una idea fantástica, a juzgar por la expresión de su rostro-. Aquí se crean nuestros sueños -musitó con los ojos cerrados -. Aquí está el fuego de la pasión.



Cuando terminó de dar forma a quién sabe qué historia de sí misma, tranquilamente abrió los ojos y empezó a ordenar los elementos para amasar el pan.



-Anota -dijo, viendo mi intención de no perderme una sola palabra. Estos son los ingredientes del PAN DE LOS SUEÑOS. Los más profundos conocimientos son transmitidos entre las mujeres mientras hacen el pan. Amasar es natural y simple, y también es vital. Así es la sabiduría femenina. Va a lo concreto. Resuelve problemas. Ofrece soluciones.



-Un kilo de harina común, bien tamizada -comenzó risueña
-Doscientos cincuenta gramos de salvado de trigo finamente molido -dijo, acercando un cuenco. Un puñado de avena. Un puñado de semillas de sésamo. Un puñado de sémola de trigo. Un puñado de semillas de girasol -señaló una serie de pequeños cuencos dorados.



Tomó entonces una gran fuente roja y mezcló con suma concentración todos los ingredientes.
-El recipiente tiene que ser grande, redondo y bien profundo como éste -dijo, indicando la fuente, que debía tener de 35 a 40 cm de diámetro y unos 20 cm de profundidad.
-El trigo es un don de los dioses, desde la antigüedad se lo asocia con la vida. Por eso, con él se hace el pan.
¡Ah! el trigo, qué misterio, es tanto alimento para el cuerpo como para el alma.
-¿Por qué María?
-Porque es semilla de renacimiento, potencia latente, promesa de espigas. Por eso, junto con el vino y el aceite, el pan fue desde siempre una poderosa ofrenda ritual para los hebreos. Es bendición, alianza, elección...
-Ahora bien -prosiguió-, en este recipiente blanco prepararemos la levadura. Ella hará que podamos crecer como soñamos...



María tomó la fuente blanca.
-Tiene que ser profunda, Deberá contener una fuerza sutil, muy sutil y poderosa. La fuerza del crecimiento. A cincuenta gramos de levadura fresca, muy fresca, agregaremos dos cucharadas de harina común -dijo María colocando estos ingrediente en la fuente blanca. Ahora... -susurró la aldeana- mezcla la levadura con dos cucharaditas de azúcar y medio vaso de agua tibia. El agua es energía de nacimiento y el azúcar es alegría
pura -dijo sonriendo-. Ahora la dejaremos crecer, por lo menos al doble de su tamaño.
María señaló una jarra azul, también de cerámica de la isla.
-Mientras la levadura crece prepararemos el agua dulce. A un litro de agua bien tibia le agrego dos cucharadas de miel. Agua y miel, para una vida dulce, muy dulce -dijo-. La miel es una sustancia misteriosa, tiene extraordinarios poderes.
Ante mi pregunta silenciosa agregó como al pasar:
-Poderes de purificación y de revelación...



-Ahora preparemos la masa para que reciba las instrucciones -dijo. Y tomando el gran recipiente rojo, agregó una pequeña cucharadita de aceite de girasol-. Será suficiente.
-¿Aceite?
-Sí, el aceite fijará las intenciones que pronto agregaremos como ingredientes del pan de tus sueños. Y ahora sí, dime cómo desearías ser. Piensa en lo más espléndido para ti misma. ¿Qué pedirás al cielo? ¿Cuáles son tus sueños, tus anhelos?
Me quedé pensando... Mientras tanto María hizo un rápido repaso de los elementos. La fuente roja con la harina, los ingredientes mágicos preparados a un costado, la blanca con la levadura, la jarra azul con el agua dulce...
-Ahora sí llegó el momento -dijo.
Volcó el contenido de la fuente roja sobre la mesada...
-Quisiera ante todo ser dulce y transparente -dije con un hilo de voz. María agregó, una a una, cuatro cucharadas de miel.
-¡Quiero ser bella!
María agregó dos cucharadas de esencia de rosas.
-Ser apasionada y sabia en las artes del amor.
María espolvoreó las harinas con canela.
-Quiero tener siempre la fuerza para renacer.
La maga tomó un puñado de pasas de uva y las arrojó sobre la preparación con una sonrisa.
-¡Quiero crecer! ¡Expandirme! -dije con la voz entrecortada por la emoción.
María señaló sonriendo la fuente blanca.
-¿Un toque de fortaleza? -preguntó.
Asentí, mientras María agregaba una pizca de jengibre.
-¡Quiero ser fértil, creativa, gestar muchos proyectos! -dije, haciendo un gesto amplio. De mis manos salía fuego.
María agregó cuatro cucharadas de jugo de naranja, recién exprimido.
-Tiene la energía del sol -explicó y luego preguntó, con los ojos llenos de chispa -¿Un poco de suerte?
-Síiii... -. María agregó dos buenas cucharadas de esencia de vainilla.
-Que las hadas me revelen sus poderes secretos... -continué, recordando un viejo anhelo.
Cuatro clavos de olor aparecieron entre mis manos.
Respiré hondo...
-¡Quiero conservar siempre la alegría!
María espolvoreó las harinas con dos cucharadas de cáscara de limón, finamente rallado. Un rayo de sol entró por la ventana iluminando su blanco delantal, que se destacaba sobre el vestido negro.
-Llegó el momento decisivo. Daremos fuerza a tu proyecto. Lo mezclaremos con la potencia del cielo, que eso es ni más ni menos lo que simboliza la levadura en el pan de los sueños. -María hizo un pequeño hueco en la montañita de harinas, vertió el contenido de la fuente blanca y agregó el agua dulce de la jarra azul.
Comenzó a acariciar suavemente la mezcla
-Ahora -susurró-, amasará conmigo... Cuando la mezcla se desprenda de mi mano, el pan estará listo.
Transcurrió un tiempo indefinido, imposible de medir, entonces...
-¡Ya está! -susurró, trayendo un molde redondo enmantecado y enharinado-. Vuelca aquí la preparación. El molde debe ser redondo, esto te asegura la perfección. Debemos colocar los sueños de tu nuevo ser en un lugar seguro, donde no haya interferencias (...) Cuando el pan crezca al doble de su tamaño, lo colocaré a fuego suave en el horno. Dejaré el pan dorándose allí adentro hasta que esta ramita salga seca al hundirla en la masa. Eso querrá decir que el pan está listo.



Vio que yo contemplaba el fuego, fascinada.
-El horno es importante -susurró mirando las llamas -, tan importante como la pasión. Sin pasión... -dijo con énfasis, subrayando cada palabra- no hay ser nuevo. La masa, la harina y el agua son obra de la tierra. La levadura y la miel, los aceites y los condimentos son nuestros sueños de belleza y perfección. El fuego -dijo, haciendo una pausa-, ¡lo pone Dios!
-Es como si el fuego se encendiera con la oración... -arriesgué.
María me miró fijamente... sentí un estremecimiento.



-Hay -dijo- un tiempo de pausa, de espera, antes de colocar el pan en el horno. Debe elevarse y crecer, como hace un niño en el vientre de su madre -diciendo es to cubrió la masa con una seda celeste y la colocó en un ugar resguardado-. Crecer como una idea nueva que mantenemos en secreto... Como un cambio que deseamos mucho y esperamos en silencio. Todo lo recién concebido es delicado. Necesita cuidado, como tú
-María me miró con ternura-. Necesita amor, así como estás tú ahora en tu nuevo estado, que requiere mucha protección.
Una paloma blanca se posó en el antepecho de la ventana, y permaneció inmóvil. Algo estaba por suceder..


De "La conspiración de los alquimistas" de Hania Czajkowski

sábado, 6 de diciembre de 2008

De sabores y emociones



De sabores y emociones

Resulta que venimos hablando de la “relación carnal” que parece haber entre la alimentación y las emociones.
Si nos preguntan sobre nuestras preferencias a la hora de elegir alimentos, resulta que todos podemos decir que hay determinados sabores que nos son favoritos a otros.

Según la cocina oriental, íntimamente relacionada con las emociones desde siempre, existe una relación entre los 5 sabores y los estados de ánimo:

Dulce:

Relacionada con las preocupaciones, y en su justa medida nos calma la inquietud y el humor excitado. En extremo nos puede llevar a sentimientos de codicia y complacencia, e incluso a la dependencia emocional.

En general el dulce beneficia energéticamente al bazo y el estómago porque si el bazo está débil, esto puede deberse a una insuficiencia de la sangre que repercute en el hígado y el corazón, lo cual lleva a la depresión o la ansiedad. Quien no se ha comido un chocolate casi desesperadamente cuando sentía tristeza?

Salado:

Lo salado parece estar asociado con los deseos compulsivos y la ansiedad. La sal estimula el riñón y la vejiga, y su exceso puede afectar al corazón.

Resulta que se ha encontrado que la “sede” del miedo está en la amígdala (en el cerebro) pero los orientales dicen que algunos miedos podrían tener su origen en una insuficiencia del riñón en términos energéticos.

Esto puede que puede compensarse con alimentación rica en legumbres y cereales. Los cereales y las legumbres aportarían fuerza de voluntad.

Amargo:

Muchos alimentos amargos suele asociarse con emociones de sensaciones de insatisfacción y frustraciones. En forma moderada beneficia el corazón y el intestino delgado y por lo tanto se asocia con la alegría y el amor.

Los chinos dicen que la ansiedad y el insomnio se relacionan con insuficiencia de energía yin en el corazón, para lo cual se recomienda comer frutas y verduras amargas.

Picante:

Los picantes son excitantes físicos y estimulan las sensaciones corporales. Pero consumido en exceso, irrita. Exactamente lo mismo sucede con las emociones en relación a alimentos de esta característica.

También se asocia lo picante con la tristeza, por lo que en dosis moderadas puede compensar un estado melancólico.

Ácido:

Dice la nutrición oriental que los sabores ácidos, así como los agrios, agudizan el intelecto y promueven el ingenio.Pero que en su exceso pueden modificar el carácter, tornándolo amargo o provocando resentimientos.

Es beneficioso para el hígado y la vesícula. La visión oriental señala que una persona es irascible cuando tiene un exceso del elemento fuego en los citados órganos, por lo cual debe comer alimentos ácidos de naturaleza fresca para compensar ese exceso.


COMO ARMONIZAR EMOCIONES CON LOS ALIMENTOS


En la medicina tradicional china se relacionan los diversos sistemas de órganos con un sabor, una estación, un elemento y una emoción. La interrelación permite regular las emociones potenciando ciertos alimentos en la dieta.


Alegría:

Cuando se desboca puede alterar el funcionamiento del corazón y el intestino delgado. El sabor que la potencia cuando falta y controla cuando sobra es el amargo, propio de hortalizas como la alcalchofa, el espárrago, el brécol, la escarola o la lechuga.


Tristeza:

Este sentimiento puede estar vinculado con un desequilibrio del pulmón o del intestino grueso. Puede atenuarse introduciendo en la dieta habitual un poco de sabor picante, la guindilla, la nuez moscada, el curry, la pimienta negra, la mostaza, el berro, el rábano, el ajo o el puerro.


Preocupación:

Si es excesiva puede afectar al funcionamiento del bazo y del estómago. Para moderar esa emoción pueden tomarse alimentos dulces y saludables. Frutas como la manzana, la uva, el melocotón, el plátano, cereales como el mijo, el arroz y el trigo, los garbanzos, hortalizas como la remolacha, la zanahoria y el calabacín; y otros alimentos como la miel, la leche las nueces, aportan seguridad emocional. Por supuesto en ningun caso tiene sentido el abuso de estos alimentos. Los terapeutas chinos recomiendan siempre la presencia de todos los sabores y el equilibrio.


Cólera:

La ira puede deberse en gran parte a un exceso de fuego en el hígado y la vesícula biliar. El sabor que equilibra estos órganos es el ácido, así que a una persona afectada por la cólera le convienen los alimentos frescos y ácidos omo las frutas cítricas, los albaricoques, las fresas o las cerezas.


Miedo:

Se relaciona con un exceso de frio en el riñón y la vejiga. Incrementar la presencia de ingredientes salados en la dieta puede ayudar a regular esta emoción negativa. La sal marina, el ajo, los pescados, el arroz integral o las semillas de sésamo son alimentos recomendables.


de Claudina Navarro Manuel Nuñez




Dime que sabor prefieres y te diré que te sucede ?


Dime qué te sucede y te diré que sabor te beneficia ?


Qué experiencias tienen sobre esto?



miércoles, 3 de diciembre de 2008

Los hombres que saben cocinar encuentran pareja más fácilmente


Pues sí, amigxs, buscando en la internés una receta con romero (sic) me encuentro de casualidad con este articulito que os transcribo. Esto es algo que siempre he pensado pero no creí que fuese estadísticamente cierto... jate tú...

*******************************************

Eso se desprende de una encuesta sobre "aficiones sexy" hecha pública hoy por el portal alemán de Internet de búsqueda de parejas, ElitePartner.de.

Los hombres que saben cocinar y dominan el arte de los fogones son los que mas posibilidades tienen de encontrar pareja en Alemania, con amplia ventaja sobre los que tienen otras aficiones como la música, la literatura o los deportes.

El estudio revela que el 78% de los encuestados considera la cocina como una afición realmente "sexy", frente al 57% que ven en las visitas al teatro o la ópera un pasatiempo sensual o el 52% que apuestan por la aerobica o el yoga.

En la mitad de la tabla se sitúan cantar y hacer música (48%) y la afición a la literatura o a escribir (45%).

En la lista de las diez aficiones mas "sexy" figuran al fianl de la lista los deportes como el surf (21%), el paracaidismo y "bungee jumping"(14%) y el fútbol (14%), mientras solo un 7% considera que los juegos de computador tienen algo de erotismo.

"En los tiempos de la comida rápida un auténtico talento de la cocina se ha convertido en una rareza. Quien cocina bien y por placer demuestra tener calidad de vida, sentido de la salud y amor por el hogar", explica la psicóloga Lisa Fischbach.

La experta del portal EllitePartner.de subraya que "precisamente las mujeres encuentran estupendo que los hombres cocinen. Eso demuestra que no asumen el reparto tradicional de papeles en el hogar".

"Además, cocinar es algo sensual. Por algo se dice que el amor entra por el estómago", afirma finalmente la psicóloga.

Fuente: eDiario La Tercera
Publicado en 09-07-08
Ilustración: Fco. Ibáñez

Cortesía de Mortadelón

lunes, 1 de diciembre de 2008

Mamá, no me gusta


Cuando L. tenía 4 meses, su pediatra me dijo que le metiera las frutas. Antes de esto ella sólo tomaba teta y biberón con cereales.

Lo primero que sorprende es el lenguaje. "Meterle las frutas", suena un poco como lo de "la letra con sangre entra", da igual que la niña quiera o no. Tú, le metes las frutas, cuando quizás lo correcto sería decir, ofrécele las frutas. Que es lo que yo hice.

Claro, que cuando L. tenía 4 meses, yo ya tenía algo de experiencia en eso de ser mamá. El no ser primeriza en algo hace que te quites muchas obsesiones y aprendas a relativizar algunas cosas.

No obstante, obedecí, y preparé un puré de frutas con mucho amor. Un poco de zumo de naranja, medio plátano, media manzana, y media pera.

Cuando lo pensaba, me parecía una barbaridad, yo no merendaría todo eso ni loca, pero bueno, hay que hacer caso a la pediatra.

Mi pequeña L., dijo que eso se lo iba a comer su padre, o su madre, o Rita la cantaora, pero desde luego ella quería su "bibe", de toda la vida (corta, vida, pero vida al fin y al cabo). Lo intenté durante dos días más y al siguiente desistí.

A los 6 meses me pasó lo mismo con las verduras, y a los 7 con la ternera y el pollo. L. insistía en no comer purés, y estuvo alimentada a base de leche y cereales hasta los 9 meses.

En las revisiones de cada mes, y cuando otras mamás me preguntaban, yo mentía y les contaba que sí, que la niña se lo comía todo, las frutas, las verduras, la carne, etc. Mentía conscientemente, porque estaba haciendo un experimento. Además, L. era una niña delgada (lo sigue siendo aunque no tanto), en un percentil 10, cuando lo normal era un 50. Pero yo la veía activa, sana, y muy muy trasto (lo sigue siendo).

A los 9 meses, L. vió a su hermano, con un plátano entero, y pidió probarlo. Al año pedía bocadillos de chorizo (tenía que vigilarla bien cerca para que no se atragantara), al año y medio comía completamente sola y antes de los dos años ya había probado el pulpo a la gallega, los mejillones, los calamares a la romana, la carne, el arroz, las judías verdes enteras, el cardo, las acelgas y todas las frutas habidas y por haber. La verdad es que es una niña que come muy bien.

A lo mejor he tenido suerte, o a lo mejor es simplemente que todos los problemas que tienen los niños para comer vienen de no respetar sus tiempos, y de intentar obligarles a hacer algo que no quieren.

Yo me inclino más por la segunda teoría. La gente de mi generación, somos los hijos de los niños de la post-guerra. Aquellos que fueron educados con "la del pobre, antes reventar que sobre". He visto a mamás llorar, porque sus hijos (rollizos por otra parte), comían poquísimo, y hacer de éso un drama hace que el niño se cierre más aún en banda.